Muchas personas encuentran una gran satisfacción en poder realizar su propio huerto y para que les sea más práctico queremos daros algunas recomendaciones que amablemente nos ha indicado viveros de la hoz:

 

1.- Como la preparación del terreno

2.- Seguimiento del crecimiento y mantenimientotomate

3.- Recolección

 

Es muy importante también tener en cuenta el factor tiempo, que a veces nos dan sustos de última hora, ya que la mayoría de las hortalizas requieren un clima templado y soleado, de ahí que se deben utilizar zonas expuestas a mediodía o poniente, nunca al norte. Es conveniente que no estén expuestos a fuertes rachas de viento que dificulten su crecimiento.

 

LA PREPARACIÓN DEL TERRENO

 

El huerto, aunque sea pequeño, requiere una serie de cuidados, incluso cuando no hay nada plantado. El invierno será la mejor época para prestárselos, ya que es el momento de menos productividad. Esto será lo principal a la hora de tener éxito con el huerto. Es difícil que el terreno sea el más optimo para un huerto, por lo que en líneas generales siempre tenemos que hacerle aportes según con la clase de terreno que nos encontremos.

 

Algo a tener en cuenta es la rotación de cultivos. No es bueno sembrar todos los años lo mismo y en el mismo lugar. Cada cultivo necesita unos nutrientes que coge del suelo. Si siempre plantamos lo mismo, las necesidades serán también las mismas y la tierra se agotará sin poder aportar ningún beneficio. La rotación también nos permite eliminar algunos insectos perjudiciales. La mayoría de ellos tienen un ciclo vital de un año. Si antes de que trascurra este tiempo cambiamos el cultivo, éstos morirán y evitaremos el daño para nuestros productos.

 

Los terrenos arcillosos deberemos aportarles mantillo, humus de lombriz, turba y arena lavada. Para los terrenos arenosos igualmente mantillo, humus de lombriz y turba. Las cantidades de los mismos dependerán de la dureza de la tierra.

 

Debemos tener en cuenta que la zona destinada al huerto se sitúe en la parte mas soleada, teniendo en cuenta el giro del sol y que no tenga muchas horas de sombra ya que se verían afectado los planteles y

estos se espigarían. Deben de tener en cuenta también que sea un terreno uniforme y liso, sin muchos desniveles. En cultivos pequeños no suelen darse plagas, por lo que no será necesario emplear ningún producto químico que perjudique la calidad de nuestros alimentos.

 

Una vez teniendo en cuenta todo lo anterior, hay que empezar a dar una labor profunda de 0,45 a 0,50 centímetros de profundidad, si es un terreno grande se puede utilizar motoazadas, si fuesen pequeños, con azadas sería suficiente, ésta labor se realiza 2 ó 3 meses antes de la plantación, y nunca debe estar el terreno ni muy seco ni demasiado húmedo, por lo que consideramos que este mes es uno de los más propicios, cuando haya dejado de llover.

 

LA HUERTA

 

Una vez preparado el terreno, este se divide en eras. Se pueden realizar surcos y que después nos van a servir para el sistema de riego y para poder acceder a las matas para su posterior mantenimiento. Éstos surcos se pueden realizar cerca de la plantación de los planteles (que a partir de febrero ya se vende material vegetal de todo tipo de hortalizas), se puede poner encima de los surcos un manto especial antihierbas, que va a venir muy bien también para guardar más la humedad.

 

Se debería volver a abonar con abonos orgánicos especiales para huerta tratados y que se pueden encontrar en el mercado como humus de lombriz, abono orgánico en pellet, mantillos seleccionados como abono de fondo, estos están exentos de malas hierbas y agentes patógenos, son totalmente naturales y ecológicos.

 

Las plantas se deben separar más de lo que nos gustaría ya que éstas se desarrollan muy rápido y crecen mucho. Se recomienda una distancia mínima de 0,50 centímetros entre matas, en las tomateras se recomienda poner pronto tutores ya que una vez crecidas son mas difíciles de poner, y a éstas hay que pinzarlas la guía para que ensanchen. Las sandías y melones no se deben regar demasiado, y se deben separar bastante más que las tomateras.

 

La época mas idónea de plantar en esta zona, va a depender de la temperatura y de cómo venga el año, pero en líneas generales se puede empezar a primeros de febrero con cebolla, cebollino, lechuga, seguido de espinacas acelgas para continuar a mediados de marzo con los pimientos, berenjenas, calabacines, pepinos, tomates hasta mayo o junio y a partir de mayo con las sandías y melones. Decir que siempre vamos a estar un poco expuestos a como venga el tiempo.

 

Deben de elegir variedades de frutos que se den en esta zona, como es el tomate moruno, el raf no termina mucho de adaptarse a ésta zona.

 

Llevar una vida saludable será más fácil si te alimentas con los productos que tú mismo cultivas. Si te gusta la naturaleza, dispones de espacio y de tiempo para dedicarle, crear un huerto en tu jardín será una buena opción para darle a tu organismo alimentos ricos y sanos.